Una fiesta que da para mucho.. ¿a quién no le gusta disfrazarse alguna vez?  y más si nos rodea el misterio, lo desconocido, el  “más allá”, y todo ello adornado de la diversión de transformar el chocolate en piruletas,  figuritas, calabazas …

Chocolate blanco para los fantasmas y los “huesitos”, también con un toque naranja para la gran “Calabaza”, y puro, muy puro para contrastar sabores.

               Si prefieres el chocolate relleno de praliné, te encantarán las “Calabacitas”  rellenas con diferentes pralinés


También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.